“Todo lo que queríamos comunicar se cerró con el mejor mensaje que pudimos encontrar y que tiene que ver con la vida misma. El ejemplo de tenacidad, esfuerzo, sacrificio y lucha por un claro objetivo, acompañado de una gran fe de querer alcanzarlo, sabiendo que la recompensa es la vida, fue maravilloso.  Cualquier objetivo luego del reto que ustedes vivieron se convierte en pequeño y fácil, y aun cuando como ustedes señalaron el reto se puede tornar cada vez más difícil, nos quedó claro que siempre existe la posibilidad de alcanzarlo, ustedes lo demostraron.”

Carlos Alberto Pinzón
Regional Alliance Manager
SAP Andina y del Caribe


“Ninguna otra conferencia, de las innumerables que presencié, me marcó tanto. Emociones, lecciones de vida, aprendizaje personal y profesional, percepción de valores, son cosas que brotan naturalmente en nuestra mente y corazón al escuchar a Álvaro y Coche relatar sus increíbles historias de vida. (…) ¡Es imperdible!”

Valdison Moreira
Gerente General
Petrobras


“La charla que dieron para nuestro equipo de Kimberly Clark en Perú fue excepcional!! Tuvo un gran impacto en el equipo y fue concebida como muy valiosa. Una de las razones por las que los contratamos a ustedes dos, fue para reforzar el mensaje de que no siempre se pueden elegir los desafíos, pero grande cosas surgen de los más difíciles.”

Martin Evans
Gerente RRHH
Kimberly Clark


“Es imposible de transmitir todas las vivencias y experiencias que este formidable grupo debió vivir, si no es escuchando atentamente cómo van desgranando y analizando las dificultades que debieron ir salvando. En una sucesión casi interminable de adversidades, que lo único que hicieron fue fortalecer, unir y demostrar que el hombre sometido a condiciones de dureza inimaginable, con entereza y coraje y con objetivos comunes y firmes, impregnado de una fe y voluntad inquebrantable puede atravesar montañas.”

Daniel García
Participante de una Conferencia


SAP Andina y del Caribe
Carlos Alberto Pinzón, Regional Alliance Manager
Junio de 2005

Estimados Álvaro y Coche,
Los días pasados en Cartagena fueron para SAP Andina y del Caribe maravillosos, no tanto por lo importante que era para la organización realizar esta actividad con nuestros socios de negocios, sino principalmente por que del mismo obtuvimos un gran mensaje de vida con el relato de sus experiencias en los dolorosos dias que ustedes vivieron en la sierra, luego del  accidente.

Estaba en mora de darles ese agradecimiento y recalcar que de todo lo que queríamos comunicar se cerró con el mejor mensaje que pudimos encontrar y que tiene que ver con la vida misma. El ejemplo de tenacidad, esfuerzo, sacrificio y lucha por un claro objetivo, acompañado de una gran fe de querer alcanzarlo, sabiendo que la recompensa es la vida, fue maravilloso.  Cualquier objetivo luego del reto que ustedes vivieron se convierte en pequeño y fácil, y aun cuando como ustedes señalaron el reto se puede tornar cada vez más difícil, nos quedó claro que siempre existe la posibilidad de alcanzarlo, ustedes lo demostraron.

Quiero manifestarles mi más profunda admiración por el ejemplo que ustedes dan, y el mayor agradecimiento por haberlo compartido con nosotros, y particularmente,  por que el mismo me llega en un momento muy especial. Bien vale la pena hacer sacrificios personales en bien de un objetivo de beneficio común.

Absolutamente todos nuestros invitados manifestaron su agradecimiento por tan acertada conferencia y coincidieron el gran valor obtenido conferencia, les extiendo su saludo y agradecimiento.

Reciban ustedes nuestro mayor sentimiento de agradecimiento, admiración y aprecio,

Carlos Alberto Pinzón


Petrobras
Valdison Moreira, Gerente General
Abril 2005

Ninguna otra conferencia, de las innumerables que presencié, me marcó tanto. Emociones, lecciones de vida, aprendizaje personal y profesional, percepción de valores, son cosas que brotan naturalmente en nuestra mente y corazón al escuchar a Álvaro y Coche relatar sus increíbles historias de vida.

A la simplicidad de estas dos personas, se le suman la transparencia con la que abordan los hechos y principios experimentados y la voluntad de compartir la riqueza aprendida en el medio de la cordillera. ¡Es imperdible!

Valdison Moreira


Kimberly Clark Perú y Panamá
Martin Evans, Gerente de RRHH
Marzo 2005

Debo decir que la charla que dieron para nuestro equipo de Kimberly Clark en Perú fue excepcional!! Tuvo un gran impacto en el equipo y fue concebida como muy valiosa. Una de las razones por las que los contratamos a ustedes dos, fue para reforzar el mensaje de que no siempre se pueden elegir los desafíos, pero grande cosas surgen de los más difíciles.

De todas maneras, siento que el impacto que ha dejado en mi excede a lo profesional. Cuando regresé del viaje compré la película y el libro (que no es tan fácil de encontrar, ya que no hay nuevas ediciones) y ya los he estado leyendo y mirando. La pregunta que les hice después de la charla todavía permanece en mi mente – cómo es posible que uno se preocupe sobre los temas “importantes” relacionados con el negocio como los competidores, participación de mercado, etc., cuando la vida puede brindarnos cosas mucho más importantes y valiosas. Siempre he disfrutado de ver las cosas que mis hijos pequeños (7, 5, 2) hacen, pero desde la charla de ustedes me parece más interesante y hasta urgente observarlos y jugar con ellos. Es difícil de explicar, pero probablemente ya han tenido experiencias similares con otras personas.

Me gustaría saber cuáles son las grandes lecciones o ideas que han surgido después de otras conferencias que hayan realizado a otros grupos o individuos.

Los mejores deseos

Martin Evans


Semanario Búsqueda (Uruguay)
“Los sobrevivientes de Los Andes”, Carta de un lector.
13 julio de 2006

Señor Director:

Días pasados, invitado por un compañero de trabajo, tuve la oportunidad de concurrir a una conferencia organizada por la Universidad ORT, donde los disertantes eran nada menos que dos de los sobrevivientes de la hazaña de Los Andes, los señores Mangino e Inciarte.

En un anfiteatro colmado de público por alumnos egresados de dicho centro e invitados como mi caso, fuimos viendo un corto video de presentación y en una amena y entretenida charla casi de entre amigos, los dramáticos acontecimientos y las terribles condiciones que ese grupo de jóvenes debió padecer hace ya más de 30 años.

Y es imposible de transmitir todas las vivencias y experiencias que este formidable grupo debió vivir, si no es escuchando atentamente cómo van desgranando y analizando las dificultades que debieron ir salvando. En una sucesión casi interminable de adversidades, que lo único que hicieron fue fortalecer, unir y demostrar que el hombre sometido a condiciones de dureza inimaginable, con entereza y coraje y con objetivos comunes y firmes, impregnado de una fe y voluntad inquebrantable puede atravesar montañas.

Quienes hemos tenido oportunidad de ver la cordillera de Los Andes desde un avión, donde se aprecia la majestuosidad de su paisaje casi interminable, nos viene como un llamado a la memoria y enseguida pensamos en la tragedia de estos uruguayos y cómo hicieron para sobrevivir en semejante lugar.

Dice la máxima conocida que nadie es profeta en su tierra. Y esto viene a consideración, porque este grupo de 16 héroes uruguayos no ha tenido la difusión en nuestro país, o no ha sido suficientemente aprovechada su experiencia de vida, de fe y voluntad, para ser debidamente transmitido a generaciones que están casi derrotadas por el desánimo.

¿No sería interesante que las autoridades de la educación, tan preocupadas por hacer conocer la historia reciente de nuestro país, que podrá tener importancia si no está flechada ideológicamente, incorporaran alguna materia, aunque fuera extracurricular, y se aprovechara a estas personas para concurrir a los centros educativos del país y contar cómo se vencen las adversidades?

A los jóvenes se les dan mensajes de desánimo, de que no se puede, de que no vale la pena el esfuerzo, el estudio, prepararse y demás, mensaje que les llega a través de la música y verdaderos grupos disolventes de los valores y las costumbres, de programas que muestran sólo cosas perversas y negativas, por algo las drogas, el alcohol y demás flagelos azotan en altísima proporción a estos grupos brindando el pretexto justo para evadirse de la realidad.

La vida es otra cosa, es durísima y para eso hay que estar preparado, para evitar las frustraciones y los resentimientos que siempre tendrán a alguien dispuesto a explotarlos.

Los héroes de Los Andes son uruguayos, están allí y no se aprovechan. Tengo entendido que algunas empresas los contratan para que, contando lo terrible de su experiencia, sirva para fortalecer el espíritu de equipo necesario para llevar adelante emprendimientos en todos los ámbitos de la vida.

Con seguridad en el exterior también los deben contratar para esos propósitos. No resultaría raro que así fuera. Por aquí, seguramente, vamos a discutir; ante una eventualidad como la que proponemos, desde sobre lo que comieron, hasta la zona a la que pertenecen o el deporte que practicaron y un larguísimo etc., de eso bien uruguayo cosa que todo siga igual, y poder así regocijarnos en el no se puede.

Aclaro que no conozco personalmente a ninguno de estos 16 uruguayos. Soy un simple ciudadano al siempre le impactó el caso, y que ahora tuve oportunidad de presenciar en directo una charla de la que creo se podrían aprovechar excelentes enseñanzas e intentar empezar a atravesar nuestras propias cordilleras.

Daniel García


Carta de una participante
Conferencia Repsol YPF
Neuquén, Argentina
2005

EL MILAGRO DE ESTAR VIVO Y LA VOLUNTAD DE SOBREVIVIR

Asistir a una conferencia que dan dos personas para hablar de las vivencias extremas que les deparó la montaña durante setenta y dos días me provocó una cierta incertidumbre.

Pero prácticamente al inicio de la misma pude observar que el dolor dejó de ser en ellos lágrima derramada y se ha transformado en experiencia para compartir. Y ahí sí, una se relaja para escuchar confiada en que ningún golpe bajo a la emoción va a empañar dos narraciones perfectamente entrelazadas, fluidas, con un lenguaje rico en expresiones; siempre poniendo el énfasis en el aprendizaje obtenido y nunca en la queja por lo sucedido.

Cuando digo dos narraciones y no una es porque están claramente diferenciadas. Mientras transcurre el relato se pone de manifiesto que estos dos hombres no tienen un libreto para vender. Sí se nota que están organizados para hablar con un gran respeto por el público, como dije anteriormente los asistentes no salen sufriendo sino emocionados; respeto por los que no volvieron y por los que regresaron. Pero cada uno lo hace de acuerdo a su modo de ser, a su sensibilidad y según el rol que le tocó cumplir en esa travesía hacia la vida y al encuentro con los suyos.

Constantemente el “yo” se convierte en un “nosotros” que abarca a los amigos, para poner énfasis en el trabajo en equipo.

En más de una oportunidad se los escuchó decir que aún después del milagro de estar vivos, eligieron la vida y lucharon por ella, sus mismos compañeros muertos se brindaron como fuente de vida. Todo les demandó una gran fuerza de voluntad, y no sólo para alimentar el cuerpo debieron recurrir a ella, sino también para apaciguar el espíritu con el rezo de cada noche. Cuerpo, mente y espíritu en una cierta armonía, trilogía inseparable para que el ser humano sea tal.

Álvaro Mangino y “Coche” Inciarte nos ofrecieron un relato conmovedor una cálida tarde de octubre en un auditorio de Neuquén, yo los escuché y me alegro por ello. Ellos dicen que hablan ahora después de haber callado treinta años; eso no es de extrañar porque a grandes dolores se imponen grandes silencios.

Que los muertos descansen en paz…

Y para los vivos…Aleluya!

Cristina Mabel González


Carta de una participante
Junio 2004

El Congreso al cual asistí estos días, nos tenía reservado un final impresionante...

Luego de tres jornadas intensas, compartidas con Dirigentes de Personal, Gerentes de Consultoras, Representantes de Sindicatos, etc., el Congreso cerró con un panel de invitados muy especial:

Dos sobrevivientes de la tragedia de Los Andes.

Durante dos horas, con las luces apagadas, mientras una pantalla nos mostraba imágenes, ellos nos relataban su experiencia. Cómo se sintieron, qué panorama tenían por delante, cómo se fueron formando los distintos grupos de trabajo, cómo funcionó el "equipo", sus logros, etc.

Durante dos horas, no se movió nadie. Después de habernos pasado tres días enteros quejándonos de todo (del Gobierno,  Sindicatos, Empresarios, de la gente, de la Informalidad, del BPS.  etc. etc.), estos dos hombres nos mostraron que siempre se puede estar peor y que a pesar de eso, ¡¡¡¡se puede salir adelante!!!!

Nos contaron anécdotas muy divertidas y otras muy pero muy fuertes... algunas que yo nunca antes les había escuchado en sus anteriores conferencias.  

Rescato dos cosas hoy:

- que obviamente estar vivo es precioso

- Y que los amigos (junto con la familia) son TODO

Y bueno, quería compartir esto con ustedes porque todavía me tiemblan un poquito las manos y siento tirante la pera.

¡¡¡A DISFRUTAR EL DIA!!! ¿SI?

ME VOY A MI BARCO YA

Y sigo en esta carrera de aprender a vivir...

Claudia


^^arriba

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Sobrevivientedelosandes.com | ALVARO MANGINO & JOSE LUIS INCIARTE | Todos los Derechos Reservados 2006
DESARROLLADO: MANGINO AROCENA | IDEAS EN COMUNICACION